domingo, 19 de febrero de 2017

SIN PRESENTIR (una madre no es la que te hace sino la que te hace para el mundo)

- Me diste un beso,
 sincero sin pedir
 nada a cambio.

- Me enseñaste a reír,
  cuando la vida conmigo,
 fue dura y a resistir
 aun cuando el suelo quemo.

- Me regalaste tu respiro,
  sin prejuicio, ni mentir
 al mundo entero.

- Me quitaste el frió,
 de mi cuerpo, sin permitir
 que mi pasado fuera dueño,
 de mi sangre salpicada, por vivir
 una infancia de niño
 olvidado, en un claustro, 
 sin presentir que dios te 
 pondría en mi camino.

- Me quisiste, me amaste, me criaste
 me regañaste, me abrazaste
 y me enseñaste a amarte.

- Me diste la vida, 
  por ti pude existir,
 sin haber sido tu vientre, 
 el lugar de mi descanso, 
 antes de mi nacimiento, 
 y ahora por ti desearía morir.

Por: J.M.Almécija


No hay comentarios:

Publicar un comentario